Fundado en el año de 1995 y constituido como asociación civil en el año de 1999, integrado por profesionales y especialistas en las diversas ramas del derecho, teniendo dentro de sus principales objetivos procurar la difusión de la cultura jurídica entre la sociedad mexicana, así como la asistencia social mediante la “orientación legal sin costo” en todo el territorio nacional.

martes, 18 de octubre de 2011

Crecimiento Económico Mexicano

economia-mexicanaLento y anquilosado son las principales características del crecimiento económico en México. En la primera década de este siglo ha registrado un alza promedio de un decepcionante 1.7%. Evidentemente si no hay suficiente crecimiento económico, tampoco habrá crecimiento importante en términos reales de los ingresos de los mexicanos. La tasa de aumento en los ingresos fue de 0.2% en los 80’s 1.5% en los 90’s y 0.5% hasta el 2010.
De este crecimiento raquítico se desprenden muchas consecuencias, la principal el desempleo, subempleo, la economía informal y, por supuesto la inseguridad y el narcotráfico.

Vemos al secretario del Trabajo Javier Lozano hablar que se crearon cientos de miles de empleos, no dice cuantos se han perdido y mucho menos comenta que la gran mayoría de estos empleaos creados son empleos de pésimo nivel de percepciones. Sin embargo vienen las cifras del INEGI y nos dice que el desempleo está en 5.79% esto es más de 6 millones de habitantes y debe aclarase que son en realidad muchos más, ya que el concepto de desempleo del INEGI es realmente absurdo. A muchos de estos 6 millones no les queda de otra que incorporarse a la economía informal, delincuencia o morirse de hambre.

Se puede leer en los diarios, u oírse en los medios que México, económicamente se encuentra postrado. Se dice que hay que estimular el mercado interno, hay que aumentar las percepciones de los trabajadores para que tengan más dinero que gastar (AMLO) y así “reactivar” la economía, también que debe expandirse el crédito, lo de siempre, aunque finalmente esto nos lleve a crisis económicas. Se nos dice que tenemos una gran porción de ciudadanos jóvenes y que esto es un “plus”, un “plus” que se está desperdiciando, ya que los jóvenes no encuentran por ninguna parte empleos remuneradores, muchos estudian una carrera universitaria para nada. Llevamos ya 40 años con crecimientos económicos de dar lástima.

Señoras y señores con ustedes los Ninis. Muchos jóvenes están que ni trabajan ni estudian, actualmente en México, 7 millones 226 mil jóvenes de entre 15 y 29 años no estudian ni trabajan, por lo que la nación ocupa el tercer lugar entre los 34 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) o pertenecientes al Grupo de los 20 (G-20) que tienen el mayor número de población juvenil inactiva. Y lo que es peor en esa situación de desesperanza se incorporan al crimen organizado en donde se les promete dinero, mucho dinero. Así que el plus demográfico no sólo se desperdicia, se vuelca en contra de la sociedad en la forma de narcotraficantes y sicarios. ¡Bonito Futuro para nuestra juventud y en consecuencia para México! País de criminales.

Es más que evidente que la economía mexicana es disfuncional, nos podrán decir que la economía creció este año un 5%, pero olvidan que el año pasado cayó 6.5%. Pero lo preocupante no es cuanto creció este año ni cuanto cayó el pasado, lo realmente preocupante es el crecimiento de la economía a largo plazo, “un resfriado en Estados Unidos es una pulmonía para México”. Y por los estornudos que se escuchan más allá de la frontera norte podría haber algo más que un catarrito.

Ahora ya no sólo hay que cuidarse de la mala salud de la economía estadounidense, sino también hay que vigilar qué clase de virus puede afectar la economía de China.

Y es que la nueva frase global podría ser: “un resfriado en China, sea una pulmonía fulminante para el mundo.

Todo esto es muy peligroso para las finanzas públicas, sobre todo las del próximo año. Porque éste, como sea, ya está resuelto en la mayoría de sus componentes, pero el 2012 está en construcción financiera. Como dice el subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, José Antonio González Anaya, con total claridad, la volatilidad mundial podría condicionar un cambio en las variables económicas estimadas.

Y es que el proyecto de paquete económico 2012 salió del horno originalmente con una estimación del tipo de cambio promedio de 12.20 y ayer cerró en 13.30. El precio del petróleo está planeado en 84.90, no ha bajado menos de los 92 dólares en estos días, pero podría invitar a una mayor prudencia.

El crecimiento se estima en 3.5%, lo que en este momento parece más un acto de fe que un pronóstico. Y una desaceleración mayor, con posibilidades de nueva recesión, podría invitar a no respetar el estimado de un déficit fiscal de 0.2% y menos en año electoral.

Con esta visión y esta planeación, la economía Mexicana caerá en lo mismo: Crecimiento casi nulo. Y así seguiremos porque lo que este país necesita con urgencia no es una “Reforma Fiscal” que expolie más ampliamente a los ciudadanos, ni una “Reforma Política”, que le dé más poder a los políticos, ni una tibia “Reforma Laboral” que flexibilice en favor de los sindicatos y los trabajadores; lo que México requiere es cambiar drásticamente el modelo económico que tenemos, porque no sirve, es disfuncional.

Necesitamos impulsar a México como una potencia energética, aprovechar lo que tenemos en PEMEX, necesitamos aumentar el nivel de crédito y regularizar los intereses de los mismos. Analizar y rediseñar la estrategia de comercio exterior para así poder competir con países como China. Reactivar la actividad turística de México, reducir en gran porcentaje la economía informal y analizar las formas de reactivar nuestro campo y a su vez rediseñar una nueva política industrial. Promover y aprobar una reforma fiscal que no venga con nuevos impuestos, sino que, promueva el aumento del padrón de recaudación, no más impuestos, mejor más gente que pague los que ya tenemos, pero sobre todas las cosas crear capital humano a través de elevar la calidad de la educación, y reformar el modelo educativo. “Un país que no lee se prepara para la barbarie y la guerra, es fácilmente manipulable y se puede hacer lo que se quiera con él y con sus ciudadanos. Pero un país que lee, culto y que está preparado, es un país que resiste y tiene una posición crítica” Mario Mendoza.
Claro que tener las mejores reformas (educativa, fiscal, laboral, energética, política y de seguridad, entre muchas otras) no nos hace inmunes a las crisis externas, pero darían dinamismo al mercado interno para cambiar esa proporción donde los mercados externos petroleros y no petroleros marcan el paso.

Quizá pensemos muy positivo y creo que se puede hacer entrar en razón a los legisladores de que las finanzas no están como para andar jugando al reparto irresponsable de los pocos recursos disponibles, pero si queremos cambiar este país tenemos que primero reconocer en donde estamos y segundo ver a donde queremos llegar y por qué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario